5 quesos que los intolerantes a la lactosa pueden comer

En el mundo existen una gran variedad de quesos con característica y aromas diferentes, lo que permite que cada día seamos más los que amamos este maravilloso producto. Pero… ¿Qué sucede cuando te detectan una intolerancia a la lactosa? Te contamos los quesos para intolerantes a la lactosa que sí se pueden introducir en la dieta de un intolerante. Las personas que sufren algún tipo de intolerancia a la lactosa tienen ciertas limitaciones a la hora de comer determinados lácteos. ¡Pero no temas porque vas o poder disfrutar de algunos quesos!

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

Una persona que es intolerante a la lactosa no puede digerir de forma correcta el azúcar (lactosa) que lleva la leche. Estos azucares están en todo tipo de leches, pero la de vaca es la que contiene una mayor cantidad de lactosa, mientras que la leche de oveja es la que más calcio aporta, y la de cabra la que menos lactosa tiene.

Si nuestro cuerpo no genera lactasa, la lactosa ni se digiere ni se absorbe, razón por la que se producen malas digestiones. Los síntomas provocados por la intolerancia a la lactosa pasan por un malestar general, cólicos abdominales, náuseas y diarreas.

Aunque esta intolerancia se produce principalmente al consumir leches, mantequillas o natas hay algunos tipos de quesos que tampoco se podrán consumir. No obstante, el consumo de queso no está totalmente prohibido, ya que durante la formación de la cuajada la mayor parte de la lactosa se queda en el suero, por lo que es eliminada durante la fabricación del queso.  Otra parte además se convierte en ácido láctico. Por lo que al final la cantidad de lactosa que llevaría el queso es mucha menos que la leche.

Además de esto, la maduración del queso hace desaparecer parte de la lactosa ya que las bacterias descomponen partes de los azucares que quedan en el queso.

Antes de seguir debemos aclarar que no es lo mismo una intolerancia que una alergia a la leche, los alérgicos no pueden consumir leche ni sus derivados.

5 quesos para intolerantes a la lactosa

Queso Manchego

Cuanto más maduro sea el queso, menor será la cantidad de lactosa, llegando incluso prácticamente a desaparecer. Por eso, el Queso Manchego Curado, con un alto valor en grasas, lo pueden comer los intolerantes a la lactosa sin sentir malestar o sufrir las temibles malas digestiones. Está elaborado por leche de oveja, lo que te aportará una buena dosis de calcio.

Te recomendamos nuestro Queso Manchego El Rochano Denominación de Origen, que tiene un alto grado de maduración (más de 60 días). Recuerda acompañarlo de otros alimentos y en pequeñas dosis para que te siente mejor.

Además, si tienes intolerancia, te recomendamos que pruebes nuestros quesos artesanos que realizamos con leche de oveja y una alta maduración, cuanto más maduro sea el queso, más fácil será su digestión.

Queso mozzarella

Este tipo de queso puede ser uno de los más famosos a nivel mundial, si bien no tiene una maduración sí que se realiza con leche de búfala que contiene muy poca lactosa. Para este queso debemos tener en cuenta que en el etiquetado aparezca que es leche de búfala y nunca de vaca. 

Queso cheddar

El queso Cheddar original, nacido en Inglaterra, no tiene prácticamente lactosa. Procede de la vaca, pero su proceso de maduración es bastante alto, ya que puede ir de unos meses e incluso varios años.

Queso Gruyère

Elaborado con leche de vaca, es uno de los queso más famosos de Suiza. Puedes encontrar variedades como el suave, curado, semicurado y selección (surchoix). En nuestro país encontrarás el curado y el semicurado en cualquier lineal de supermercado.

En los Gruyére, la lactosa se metaboliza por completo en ácido láctico, por lo que no tiene lactosa. Muchas veces indican en el envoltorio que se trata de un producto 0% lactosa.

Queso de cabra

Los quesos que proceden de la leche de las cabras son más ligeros y por tanto, más digestivos. Puedes encontrar una amplia oferta en el mercado, desde quesos cremosos hasta quesos curados.

Pero, como todo en la vida, lo importante está en el equilibrio. Que un queso tenga poca lactosa no significa que se deba consumir en exceso si tienes algún tipo de intolerancia a la lactosa. La mayoría de las personas con intolerancia a la lactosa puede disfrutar de un porcentaje de contenido de lactosa. Debes tener en cuenta que no todos los intolerantes a la lactosa tienen el mismo grado de intolerancia, por lo que al final lo mejor es escuchar a tu cuerpo y a los especialistas. Estos han sido los quesos para intolerantes a la lactosa que te recomendamos desde Queserías Chaves.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *