¿Sabes cómo servir queso?

¿Sabes cómo servir queso? La presentación es el condimento final de un plato. Además de influir en el apetito de la persona porque un buen plato nos entra por los ojos y la decoración de la mesa, la forma en que se sirve una comida también puede alterar su sabor. Por tanto, es fundamental saber cómo presentar el queso.

El queso es uno de los alimentos más versátiles de la cocina, se puede utilizar como ingrediente en diferentes tipos de platos y siempre es garantía de momentos agradables para el paladar. Al igual que ocurre con el vino, saber cómo servir el queso requiere cierto cuidados si queremos conservar su máximo sabor. 

Consejos para servir

Cada tipo de queso requiere una presentación diferente. La temperatura de la mesa, el método de preparación y el corte son factores a tener en cuenta antes de servir cualquier variedad.

La temperatura ambiente es la ideal para servir el queso. Se recomienda sacarlo de la nevera 30 minutos antes con el objetivo de que alcance su máximo sabor.

El corte es otro elemento importante a considerar. Para cortar quesos duros, usar un cuchillo para queso o un cuchillo afilado sin sierra, remoje el cuchillo durante cinco minutos en agua caliente y seque. Ahora podrás desliza el cuchillo desde la parte inferior hacia el frente de la pieza, aplicando presión para cortar el queso de manera uniforme.

También puedes usar un cuchillo de mantequilla o paté para quesos blandos. Cada queso tiene un aroma y una textura distintos y con el objetivo de no interferir el sabor y el olor, es importante tener un cuchillo idóneo para cada tipo de queso.

Cortes por quesos

Para cortar el queso lo principal es atender a su forma. Posteriormente seleccionamos el cuchillo más adecuado a sus características.

  • Quesos redondos duros o semiduros como el queso manchego: primero debe cortarse en dos mitades. Posteriormente en cuñas y a continuación en triángulos iguales.
  • Quesos redondos planos como el Camembert: se corta en forma de tarta y en porciones iguales.
  • Quesos cilíndricos como el rulo de cabra: se corta en rodajas.
  • Quesos cuadrados como el Emmental: debe cortarse en lonchas rectangulares.
  • Quesos muy duros como el parmesano: no deben cortarse, se parten en trozos irregulares con ayuda del cuchillo.
  • El queso de tetilla: lo primero que debes hacer es cortarlo en dos y posteriormente en cuñas. Debes partirlo para la presentación en trozos triangulares.
  • El queso Brie (gran formato): normalmente se compra en cuñas por lo que lo correcto es realizar cortes en tiras largas y posteriormente partido en dos trozos

Recuerda cortar  solo la porción que vayas a utilizar y vuelve a poner el resto en el frigorífico para que conserve su sabor por más tiempo.

Para la degustación siempre es recomendable empezar por los quesos más suave y terminar por los más fuerte. Coloque los quesos duros en la periferia de la tabla y los blandos en el centro. Así guías a los comensales en la elección de la porción.

 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *