Cómo hacer Queso Manchego ahumado en casa

Cómo hacer Queso Manchego ahumado en casa

El queso ahumado es una de esas delicias que los más queseros no podemos dejar escapar. Algunos de los quesos españoles con ese toque tostado más conocidos son el San Simón da Costa, el Idiazábal ahumado, el Quesuco de Liébana o el Ahumado de Pría. ¿Y el Queso Manchego ahumado?

Son muy pocos los que saben que también pueden disfrutar del Queso Manchego ahumado en su casa y de forma fácil. Te contamos la distintas técnicas para que ahumes queso en tu hogar sin morir en el intento ni tener que llamar a los bomberos.

¿Qué tipos de ahumados hay?

El aroma ahumado es maravilloso para dar sabor a muchos de nuestros alimentos pero el proceso puede llegar a ser laborioso y largo. En ocasiones necesitaremos disponer de un equipo y la certeza de que generaremos humo, algo que seguramente no sea la mejor opción para hacerlo en casa.

Hay dos tipos de ahumado, el ahumado en caliente que se realiza entre 70-110°C y cocina a la vez que ahuma los alimentos, y el ahumado en frío, entre 10-30°. Este último es el ideal para un producto como el queso ya que no cocina el alimento y simplemente le dará ese aroma tan característico.

¿Cómo ahumar el Queso Manchego?

Si te decantas por la manera más tradicional, la de madera y fuego, debes saber que hoy en día existen sistemas para realizar este proceso de forma más sencilla y profesional.  Lo mejor será usar un ahumador en frío con serrín de la madera que más te guste, pero también te puedes iniciar usando una parrilla o una chimenea. 

Ahumar no requiere de mayores conocimientos, solo debes seguir estas sencillas recomendaciones para disfrutar lo antes posible de tu queso manchego ahumado:

    1. Moja la madera durante un par de horas para que coja humedad, escúrrela y ponla sobre una bandeja de metal.
    2. Coloca la bandeja sobre una base de carbón ardiendo. No queremos que se genere llama, sino que empiece a soltar humo.
    3. Unta el queso en aceite y, si quieres, envuelto en un paño fino. Esto ayudará a que coja sabor sin que se reseque mucho.
    4. Coloca el queso sobre una parrilla que debe estar sobre el humo pero fuera de la llama. ¡Evita el calor del fuego! Recuerda que es un ahumado en frío.
    5. Controla el ahumado, dándole vueltas al queso y evitando que el humo muera. El tiempo depende del grosor del queso, la madera elegida y el sabor que le queramos dar. Desde un mínimo de media hora a incluso 24 horas para piezas enteras.

¿Cómo ahumar queso con humo en polvo?

Para los que se quieran complicar un poco menos, podemos decantarnos por el humo en polvo o líquido. Se trata de un sabor y aroma a humo elaborado directamente de madera quemada destilada. Se usa mucho en la alta cocina pero, por ejemplo, en Estado Unidos se puede conseguir fácilmente en cualquier supermercado. En España, podemos comprar humo en polvo en tiendas especializadas o simplemente a través de Internet. 

En el caso del humo líquido o en polvo, se trata de un proceso de ahumado en caliente, es decir, cocinaremos el producto para darle ese esquisto sabor:

    1. Trocea el Queso Artesano de Oveja Chaves y colocarlo en un plato.
    2. En un cuenco, echa un par de cucharaditas de humo en polvo y aceite de oliva. Debe quedar como una especie de pasta.
    3. Pincela por ambos lados los trozos de queso y llévalo durante 30 segundos al microondas. También puedes especiar el queso con tomillo, orégano o hierbas provenzales antes de calentarlo.

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

este es mi pop up